viernes, 29 de enero de 2016

Carta a mi hija

*Todos necesitamos rescatar imágenes del pasado para hacerlas presentes, evocar lo que fuimos y comprender así lo que somos. Ésta es la historia de un "amor constante más allá de la muerte". Su esencia queda en este mensaje que hace pocos días recibí de mi madre.





19-01-2016

Querida hija:

¡Hoy hace años que conocí a tu padre! Fue en el Colegio Mayor "Cardenal Belluga", de Murcia. Era domingo. Él acababa de regresar de Almoradí, donde había pasado el fin de semana; yo había sido invitada a comer por Eustaquio, el jefe de la tuna.

Tu padre, a la hora del café, me invitó a bailar sevillanas. Le dije que no... Vaquero, camisa blanca, rebeca color vino...

A media tarde fuimos a la sala de baile del Colegio Mayor (la actual Biblioteca Nebrija de la Facultad de Letras) y no dudó en tratar de arrebatar el turno a quien bailaba conmigo. Él lo tenía claro.

Fumaba en pipa... Tabaco rubio...

Le dio "un toque" en la espalda a mi bailarín, Paco, que estudiaba Derecho y por entonces bebía los vientos... "¿Permites que baile con tu pareja?", o sea conmigo. Y así terminé bailando con él. Tuve que hacer mucha fuerza porque no hacía más que apretarme contra sí. Quise que los compañeros que estaban allí presentes me rescatasen y me quitasen de encima a aquel hombre que parecía querer comerme, pero no hubo manera...

A media tarde, después de escucharme tocar al piano "El tema de Lara", del Doctor  Zhivago, tras una cortina del escenario quiso besarme.

¡Recuerdos , nada más...!

El 31 de Enero, apenas quince días después, en una discoteca que había en la conocida Torre de Murcia de la Gran Vía, me dijo que me quería, que era su "hilo de Ariadna", la que debía guiarle y salvarle. Sólo pude contestar que me gustaba, que no le quería aún, quizás con el tiempo...

Allí me dieron el primer beso de mi vida. Tan ingenuo fue que mi futuro marido me preguntó: "¿No te han besado nunca, verdad...?".

Él se despidió aquella noche feliz, cantando y bailando la canción de "Rufo, el pescador"(así le llamaban en el colegio mayor: Rufo, de la unión de las primeras sílabas de sus dos apellidos: Ruiz Follana).

Siete años después se convirtió en mi marido, un 23 de Agosto, en la Basílica de Santa María de Elche, mi pueblo natal.

Sinceramente, creo que fui su "hilo de Ariadna" y él, mi apoyo perpetuo...
Pero me dejó... Se fue para siempre un 9 de Julio de 2004. Se fue para siempre el amor de mi vida, lo que más quería.

Me dejó con el fruto del inmenso cariño, respeto, lealtad y amor que nos profesábamos: nuestras hijas... Emilia y María.

... 

Mi padre se llevó en ese viaje final un puñadito de jazmines recién cogidos en el jardín; un barquito de madera con el nombre de Juani grabado, recuerdo del noviazgo, y los versos del imponente soneto que Quevedo dedicó al amor eterno y que tanto admiraron siempre, desde los años de la Universidad. En un trozo de hermosa tela de "cashmere" quedó todo envuelto. Ése fue su equipaje, eso y todo el amor forjado en vida...



"(...)

Cerrar podrá mis ojos la postrera
sombra que me llevare el blanco día,
y podrá desatar esta alma mía
hora a su afán ansioso lisonjera;

mas no, de esotra parte, en la ribera,
dejará la memoria, en donde ardía:
nadar sabe mi llama la agua fría,
y perder el respeto a ley severa.

Alma a quien todo un dios prisión ha sido,
venas que humor a tanto fuego han dado,
medulas que han gloriosamente ardido,

su cuerpo dejará, no su cuidado;
serán ceniza, mas tendrá sentido;
polvo serán, mas polvo enamorado.




Amor constante más allá de la muerte
Francisco de Quevedo





 .

martes, 26 de enero de 2016

Esperando al chico de la gabardina...


Mi madre no hace más que decirme que soy muy cría todavía para estar pensando en chicos, que tengo que centrarme en los estudios, porque son los que me abrirán las puertas del futuro. Y digo yo, ¡qué será eso del futuro!; creo que se refiere a cuando yo sea como ella y esté con hijos y tenga que preocuparme de lo que valen la leche y las galletas. Se pone muy pesada con que no podemos comprar todo lo que se nos pase por la cabeza; al parecer, no nos llega el dinero para acabar el mes. Y no veas cómo me enfada no poder desayunar lo que me gusta, pero todavía más aún que no me compren los pañuelos que venden en el mercadillo de Móstoles y que tanto me flipan. ¿Qué culpa tengo yo de la luz, el agua o el gas? Sólo quiero que él me vea muy guapa, que se acerque a decirme lo mucho que le molan mis zapatillas nuevas y que me mire como si no hubiera nadie más alrededor.

Lo veo en mis sueños. En realidad, cuando me voy a dormir lo que hago es cerrar los ojos e imaginar que mi espíritu se separa de mi carne y viaja desde mi habitación, por todo el pueblo, hasta la suya. Puedo entrar en su casa, verle con su familia, cenando, viendo la tele o pensando en mí cuando ya se queda solo en la oscuridad de su cama. Y así, con el alma de excursión, termino cogiendo el sueño hasta el día siguiente.

Hay otras niñas que siempre revolotean a su alrededor. A mí se me llena la cabeza de rabia e impotencia. Quiero ser yo en quien se fije. Y sé que lo hace. Siento que cuando se encuentra conmigo sólo existo yo, Y entonces, siempre se acerca a mí, me dice que le gusta el color de mi jersey y el de mi pañuelo, agarra mi mano y me lleva hasta donde se apagan las luces y ya no hay calles, para contarme qué es eso de besar, mientras me muestra el mapa de estrellas y caricias que el cielo de noche custodia.

En clase ando siempre perdida, ausente. Me da igual el examen de ciencias y los quebrados o las fracciones. Yo todo lo quiero entero, sin dividir, que un beso repartido no sabe igual y te deja con sensación de que algo se ha perdido entre los nervios y la emoción de poder ser descubierto sin querer.

“Continuamos con la lectura de la semana pasada, la de Los amores lunáticos, ¿os acordáis? Ya sabéis, en voz alta, que os veo muy atropellados y si no sois capaces de seguir la música del texto no podréis llegar a entenderlo”. Es un poco peculiar esta profesora. Sólo está con nosotros dos horas a la semana y no sé si alegrarme o escribir una carta al director para que hagan el favor de traerla todos los días. Dice que no, que tanto ejercicio de Lengua nos va a terminar secando el cerebro; se pone muy seria cuando empieza a explicarnos por qué a leer y a escribir se aprende tirándose a la piscina ésa de la que siempre habla. No sé si me entero mucho de qué va esto, pero siempre salimos de clase con alguna historieta suya bajo el brazo.

Ese lunes continuamos con el librito que llevamos intentando terminar desde noviembre. Entre las risas de unos y las bolas de papel de Juan, el follonero de la clase, no hay manera de que pasemos de capítulo. A tropezones, por lo mucho que molestamos y los parones que hace la profe para explicarnos el significado de algunas palabras, llegamos a la página 45, en la que a todos, en especial a las chicas, se nos dibujó una tonta sonrisa en los labios. Allí, el protagonista describía su beso con la guapa del libro, “su almíbar emocionado al rozar ese contorno rosa de sus labios…”. No creo que entendiera todas las palabras, pero las chicas y yo nos miramos como diciendo “eso sabe a beso, a uno de los dulces” y nos echamos a reír, con nerviosismo de “pava quinceañera”, que dice mi hermano.

“A ver, chicos. ¡Cómo sois, de verdad! Parecéis recién salidos del cascarón… ¡Ay, qué hermosa inocencia!”. Más risa se me venía a la cabeza de escucharla hablando de “candidez” y “sentimentalismos”, que decía ella. No tengo muy claro que los mayores sepan qué gusanillo nos atrapa el estómago cuando soñamos con que el chico que más nos gusta nos besa en los labios…

- Igual creéis que yo soy extraterrestre y no sé qué es eso del primero beso potente, el del primer amor…

- Cuéntalo, profe. ¿Tú te acuerdas del primer chico que te besó?

-¡Que si me acuerdo, dices; anda que estás tú buena, niña! Esas cosas no es que se recuerden, es que se quedan grabadas a fuego, para siempre, en las neuronas sabias, las de la memoria eterna… ¡Cómo iba a olvidar ese 30 de enero de 1992!

-¡Hala, profe!¡ Ahora dirás que hasta de la hora te acuerdas!

-¿Lo dudáis? Mira, esto no va a ser clase de Lengua. Va a ser el tema 0, dedicado a “episodios memorables de la vida y la obra”… Yo tenía vuestra edad, más o menos. Ahora, ya os lo adelanto, que ni móviles, ni mensajes instantáneos ni historias tecnológicas; nosotros no recuerdo cómo quedábamos, pero, una vez concertada la cita, no había marcha atrás, porque, en caso de arrepentirte, o buscabas en el listín telefónico el número de la casa del chico o chica, arriesgándote a que se pusiera su padre, o, lo que es peor, su madre, o simplemente dejabas que al individuo le salieran canas esperándote en el sitio de marras. Cuando a mí, aquel muchacho de paso elegante me dijo “te espero a las ocho y cuarto en el Yes” supe que tenía que presentarme como a una guerra, puntual y sin miedo, no a las ocho, sino a las siete y media, no se me fuera a hacer tarde. Mi amiga Mari, que no es muy de arreglarse, me prestó un pantalón de peto color burdeos y yo lo combiné con una blusa de flores alegres; mi zapatones con cordones, como era moda, y un abrigo de paño azul marino. ¡No te rías, que bien mona que iba”.

A todos se nos iban las risas; parecía una chalada sacada de la televisión antigua, la que mi padre tiró hace poco y pesaba una tonelada, con pantalla de vidrio y colores chillones. Pero era gracioso escucharla…

“Cuando llegué, creyéndome puntual, me di cuenta de que él me había ganado. Llevaba una gabardina y, con ella aún puesta, jugaba al billar, él solo, como si fuera un hombre de catorce años. O estaba loco o Paul Newman se estaba encarnando, masculinamente serio, con aire de seductor, delante de la pazguata del pueblo de al lado, que era yo. Y con cara de boba me quedé, observando cómo aquellas bolas de colores iban de acá para allá sobre su mesa de baile. No sé cuánto tiempo transcurrió hasta que él me sugirió salir a la calle, a pasear y charlar, que aun siendo enero no se notaba frío cerca del mar. Y allá que nos fuimos, callejeando y parloteando sobre sabe Dios qué. Llegamos a la puerta del cine de verano; no había nadie que anduviese en invierno merodeando el contorno, así que nos sentamos tranquilos en un banco de piedra blanca, como si fuésemos  a recoger las entradas de la sesión continua. El mejor primer plano, el de ese mágico beso…”.

A mí esta profe me mata. ¿¡Qué hace contándonos esas cosas!? No sé qué iba a pensar mi madre si nos viera a todos por un agujerito, con cara de bobos, escuchando las historias de esta pirada de los dictados y las redacciones.

“… Su mano, de dedos finos y alargados, se deslizó sobre mi cabeza, acariciando mi pelo, bajando hasta alcanzar el cuello y, entonces, ciñéndolo contra él, hizo que mis labios terminaran encontrándose con los suyos. De repente, se me olvidó dónde estaba; durante segundos, que me parecieron horas o días o una vida entera, se me había anegado el estómago de mariposas y sentía la miel de su boca en mi boca…”.

En seguida saltó Ana, rompiendo la magia, “¡y sentiste que se te derretía el cerebro! ¿a que sí, profe? Eso me ha pasado a mí. El muchacho con el que voy ahora es un poco mayor que yo. No creas, no ha pasado nada de mayores… Pero, cuando me besa, yo también tengo mariposas de ésas…”.

Nos miró sonriéndose, comprendiendo. Le preguntamos si aquel chico fue su novio de siempre. No recuerdo bien lo que nos respondió, pero entendí que no, que “sus besos iban y venían, pero nunca se quedaron”. Yo no quería que a mí me pasara eso. ¡Qué triste! Si es verdad que le gusto y que los colores de mi pañuelo son los más bonitos del mundo, pues tiene que ser así para siempre. Porque el amor es para siempre, ¿no, mamá? “Ay, hija, claro, pero el siempre no es siempre el mismo; es un siempre distinto, con el amor de antes, pero no el de siempre”.

No me entero de nada con esta madre mía, que o no sabe o me está engañando. Su marido es el mismo marido de siempre, pero ¿su amor no es como siempre? ¿Hasta cuándo dura el siempre? ¿Aguanta hasta que uno se muere y el otro, roto en tristeza, le llora? ¿O el siempre no entiende de muertes y se alarga incluso después, en el más allá, aunque allí no haya besos ni mariposas?

Me angustian al final tantos siempres cuando aún no tengo ni un ahora, porque digo yo que poco promete el final si no se arranca ya la película. Espero el día, impaciente. Quizá no lleve blusa de flores y abrigo azul, que eso ya no se lleva, pero acudiré puntual a mi cita con mi chico de gabardina color tierra y paso elegante. ¡Ay, que no, que ése era el del billar, el de mi profe! Bueno, mi media naranja vendrá a darme ese beso, yo espero que en primavera, y no en enero.

“En los tiempos antiguos existieron unos seres que eran mitad hombre, mitad mujer, reunían ambos sexos en un solo cuerpo. Se llamaban andróginos y osaron querer invadir el Olimpo de los dioses. Así que Zeus decidió castigarlos lanzándoles un rayo y separándoles para siempre. Cuenta la leyenda que, desde entonces, los hombres y las mujeres vagan por el mundo buscando a su otra mitad, la que debería completarles y hacerles sentir plenos. De ahí lo que conocemos como “la media naranja”, que hace que todos pasemos la vida esperando encontrar a “mi otro yo, el que me falta”. Yo quiero esa mitad, que apuesto a que es él, porque estoy segura de que, cuando me mira, nuestras cortezas de naranja se ajustan perfectamente; estamos destinados a ser lo mismo, para siempre, aunque luego el siempre decida ser distinto al de ahora, aunque se arrugue la piel de esta naranja o incluso se poche por alguno de sus lados.

Y sobre esto, mi profesora, la de los besos con el de la gabardina, nos da la solución para ahuyentar preocupaciones, porque dice que, aunque es muy bonito encontrar a la persona con la que complementarse y con quien compartir mariposas, lo que debería importarnos es encontrar a la otra mitad, la que nos falta, dentro de nosotros mismos, porque, como dice, el primer amor verdadero es el que encontramos en nuestro interior. No termino de entenderlo, pero me parece que quiere decir que antes de nada hay que quererse a uno mismo, que dentro de nosotros está la verdadera media naranja, y que, si luego, como regalo, la vida nos trae limones, pues mira tú qué bien. Puede que andemos esperando a alguien de fuera, cuando nuestro yo de dentro nos está desde hace años buscando. Me gusta la idea, porque digo yo que solteros hay por el mundo, como mi tía, que también tienen derecho a ser felices, aunque no tengan ni mitad ni cuarto de ninguna fruta. Pero, a mí, estoy segura de que me encontrará él, más que nada porque en este pueblo me parece a mí que no hay mejor mitad que la mía.

Y después del primer beso se ve que hay muchos. Hasta que uno termina queriendo echar raíces. Y esa fue la última clase de mi profesora. Nos contó que el primer regalo que recibió fue un marquito de plata, con una foto en la que ella posaba con alguien especial, y que llevaba grabados dos nombres, Baucis y Filemón, qué bien raros son, quizá porque suenan a antiguo.

“Cuentan que, un día, Zeus, el que más mandaba en el monte de los dioses, y Hermes fueron a un pueblito enmascarados, a pedir asilo y atenciones. Nadie les hizo caso, salvo un matrimonio que, con toda la generosidad, aun desconociendo quiénes eran en verdad los que a su puerta llamaban, dieron de comer y de beber y les brindaron un lecho. Como recompensa, admirados de su entrega desinteresada, Zeus les concedió un deseo, lo que quisieran, y ellos no pidieron tesoros o la inmortalidad. Sólo deseaban envejecer juntos hasta el final de sus días, eso sí, sin que ninguno de ellos tuviera que ver morir al otro. Antes de que eso sucediera, los dioses permitirían que los ancianos se convirtiesen en árboles, un roble y un tilo, de manera que su amor no muriese, sino que se perpetuase a través de sus hojas, sus troncos y sus raíces”.


¡Me pareció un final tan hermoso! No es que esté yo ahora pensando en hacerme viejecilla ni en convertirme en árbol, pero quizá para el futuro ése que tanto preocupa a mi madre… No es mal final. Digo yo que igual se refiere ella a eso cuando me habla del amor de siempre que no es como siempre. A lo mejor no es el mismo de antes porque ya anda transformándose en tronco y en rama leñosa. Bueno, no sé. Es tontería preocuparse de las raíces cuando aún no ha germinado esta semilla. Sigo esperando al chico de la gabardina, al del primer beso, mientras elijo el color de mi pañuelo de hoy.


lunes, 25 de enero de 2016

Te veo




Y en la orilla, descalza, ella le dijo:

"Donde la calma cimbrea el silencio y parece quebrarse la noche, hay un instante en que te pienso y te veo. Apareces difuso, para luego quedarte instalado en el secreto recodo de mi pecho".

Él no contestó nada. Cerró los ojos y la vio en sueños.