martes, 1 de marzo de 2016

Neuroeducación. No a la "enseñanza bulímica"

Esta tarde mi hijo mayor ha roto a llorar muy angustiado porque le han dicho que mañana tiene que hacer una prueba muy importante. 

Manuel está en 3° de Primaria, en el que ya se ha implantado la LOMCE. Una de las principales novedades de esta reforma legislativa es que se realizan evaluaciones externas al final de cada etapa educativa, en 3° y 6°, en el caso de la educación Primaria. Los resultados obtenidos quedarán reflejados en el expediente académico y pueden determinar si un alumno repite curso.

No creo que mi hijo tenga problemas para el aprendizaje. Le veo motivado con sus estudios; le gusta aprender y enmendar sus errores. Tiene buenos resultados en los exámenes. Lo de mañana creo que es sólo un ensayo de cara a esa reválida, que será en junio. 

El pobre quería estudiarse todas las matemáticas del curso esta tarde, porque la profesora les ha asustado con la idea del suspenso. Por supuesto, le he dicho que de estudiar hoy, nada de nada; mañana tiene que intentar hacer el examen despacio, poniendo atención e intentado demostrar lo que sabe. "¿Tú has visto que a mí me preocupe esa prueba, hijo? Además, si suspendes, no pasa nada... Ahora mismo, a la clase de baloncesto o a dar un paseo, pero nada de pretender encerrarte a estudiar todo esta tarde (les han avisado hoy de que mañana es ese ensayo)".

Esta "dichosa" LOMCE, tan traída y llevada y casi siempre criticada, algo bueno tendrá, pero sigue cayendo en el mismo error que las demás leyes educativas españolas. No dejéis de ver el vídeo de la plataforma "Yo estudié en la pública", en el que el pediatra y miembro del observatorio para las innovaciones en el ámbito educativo, Javier Blumenfeld, habla, entre otras cosas, sobre la "enseñanza bulímica", que atiborra a los alumnos de contenidos para que ellos después los "vomiten". El vídeo sobre Neuroeducación trata también de los distintos tipos de inteligencia y estilos de aprendizaje. La memoria es importante en el proceso de enseñanza y aprendizaje, pero como parte de un sistema que requiere antes de comprensión y análisis. Si no se da una verdadera interiorización a través de las llamadas "neuronas espejo", el cerebro eliminará por una cuestión de economía aquellos contenidos teóricos que hayan sido memorizados sin más, por considerarlos innecesarios. Se nos rompe la boca a todos hablando de tabletas, pizarras digitales y aulas virtuales y seguimos con los cauces académicos convencionales de hace dos siglos. 

Miles de chavales están condenados a salir del sistema educativo porque sus inteligencias procesan de otro modo, necesitan de otros canales y métodos de estimulación cognitiva, vibran en otra frecuencia y, a los ojos de la enseñanza tradicional, parecen incapaces o, incluso, indiferentes. En los países nórdicos se dieron cuenta hace tiempo de lo inapropiado e ineficaz que es intentar que los todos los niños, por norma, escriban con 4 años y lean, sí o sí, con 6... También se nos rompe la boca hablando de Finlandia... En España también hay quienes vamos abriendo los ojos. En la mente de todos, César Bona, el maestro de Zaragoza que ha sido reconocido como el "mejor profesor de España". Los docentes necesitamos formación específica para ponernos al día en este sentido, en las metodologías de las que nos habla la Neuroeducación. Quizá así podríamos dar una mejor respuesta a los alumnos con trastornos de déficit de atención (TDA), por ejemplo.

Si mi hijo, que hasta el momento tiene una buena trayectoria y es un niño sereno, nada melodramático, se ha sentido así de angustiado, me pregunto qué pasará con otros niños que tengan dificultades o que, simplemente, requieran de otros estilos de enseñanza-aprendizaje.

domingo, 28 de febrero de 2016

Gracias y buenas noches, lectores y vecinos


No deja de sorprenderme el poder de las redes sociales, la magia de Internet, que consigue en tiempo real una caja de resonancia perfecta, a través de la cual un pensamiento en forma de palabra escrita puede llegar al más insospechado lugar del mundo, de esta aldea global. Casi siento al lector de Brasil como mi vecino del tercero o el panadero de mi calle. Tengo vecinos por tres continentes y eso me hace sentir pequeña, pequeñísima. 

Así que no queda más que dar las gracias a mis vecinos, digo lectores, que anónimamente visitan el blog y reavivan mis ganas de seguir contando este cuento de nunca acabar.

Buenas noches a todos.

PD. Os animo a que me escribáis y compartáis conmigo vuestras impresiones y\o críticas. Bienvenidas serán en emiliar10b@gmail.com